By Stephen Hawking

Show description

Read or Download Agujeros negros y pequenos PDF

Similar libros en espanol books

El Ultimo Soldurio

Los angeles apasionante historia del guerrero cántabro que defendió su tierra de los romanos hasta las últimas consecuencias. Ésta es l. a. historia de Corocotta, un guerrero cántabro que se vio favorecido desde niño por los angeles enfermedad de los dioses, los angeles epilepsia, y que luchó junto a Julio César, de los angeles lejana África a Gades, de Roma a Br

Maquinas Electricas

New product. by no means used!

Additional resources for Agujeros negros y pequenos

Sample text

La actitud predominante en Oxford era muy contraria al trabajo. Se suponía que había que brillar sin esfuerzo o aceptar sus limitaciones y conseguir un titulo de cuarta clase. Esforzarse para obtener un titulo de mayor categoría pasaba por ser característica de un hombre gris, el peor epíteto del vocabulario de Oxford. En aquel tiempo, la carrera de física se hallaba dispuesta en Oxford de un modo que hacia partícularmente fácil sustraerse al trabajo. Yo pasé un examen antes de ingresar y luego estuve tres años haciendo tan solo los exámenes finales.

Albans. Resultaba magnifico vivir cerca de Sarah, porque podía ir con frecuencia a Harpenden en autobús. Saint Albans se encuentra cerca de las ruinas de Verulamium, la ciudad romana más importante de Gran Bretaña después de Londres. En la Edad Media contaba con el monasterio más rico del país, construido en torno del sepulcro de san Albano, un centurión romano del que se dice que fue el primer mártir cristiano de Inglaterra. Todo lo que quedaba de la abadía era una iglesia muy grande y más bien fea y el antiguo portal del monasterio, que formaba parte de la escuela de Saint Albans a la que fui después.

Nunca estuve por encima del nivel de la clase, que era muy brillante. Mis trabajos estaban muy mal presentados y mi caligrafía constituía la desesperación de los profesores. Pero mis compañeros me apodaban "Einstein", así que presumiblemente advirtieron indicios de algo mejor. A los doce años, uno de mis amigos apostó con otro una bolsa de caramelos a que yo nunca llegaría a nada. Ignoro si la apuesta quedo saldada y, de ser así, en beneficio de quien. Tenia seis o siete amigos íntimos; con la mayoría no he perdido el contacto.

Download PDF sample

Rated 4.73 of 5 – based on 25 votes